Pedida de mano: consejos para el novio

Hay algunas tradiciones que las parejas actúales a punto de casarse, han perdido. Algunos momentos mágicos que parecen ser desterrados por ser antiguos o cursis, pero que las parejas más tradicionales aún los conservan y que suelen convertirse en recuerdos imborrables para quienes tienen en privilegio de poder asistir. Un ejemplo perfecto de ello es la tradicional pedida de mano.

Para las parejas que viven lejos de la familia puede ser el momento de conocerse, para no llegar a la boda sin ni siquiera haber visto alguna vez a los parientes más próximos del contrayente contrario. No es necesario que sea un acto muy formal y de etiqueta, pero sí que hay que seguir un protocolo básico para que todo salga según lo esperado. En esta ocasión es el novio el que debe estar atento a nuestros consejos.

Si eres una persona tímida o que no le gusta especialmente hablar en público, deberás ensayar. No es ninguna tontería, pues te infundirá confianza en ti mismo. Colócate delante de un espejo y mírate directamente a los ojos. Observa tus gestos para ir controlando aquellos que sean demasiado exagerados.

Para estar más cómodo elige una ropa con la que estés habituado, no es momento de llevar traje o corbata si no los utilizas a diario. Además, si puedes, habla sentando, si te colocas de pie te sentirás más vulnerable y más expuesto a las miradas.

El día acordado no lleves tu discurso escrito. Si por los nervios se te olvida lo que tenías pensado decir, ¡improvisa!. Se trata de que sea un momento donde salga tu verdadero yo, donde expliques por qué quieres unirte a tu novia, así que nada de leer un guión.

Aunque para ti sea un momento muy importante e irrepetible, trata de no alargar demasiado tu discurso. Así conseguirás mantener a todos emocionados y pendientes de ti. Como dice el refrán: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Olvídate de bromas o chistes, recuerda que estás exponiendo a tu familia y futura familia, tu decisión de contraer matrimonio, es decir, estás hablando de algo serio. Dirígete principalmente al padre de la novia, pero no olvides mirar de vez en cuando a la madre, así la harás cómplice del momento.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

*

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar